“Debemos remontarnos muchas décadas atrás para encontrar un año en el que se haya ejecutado tanta obra pública en la provincia”, remarcó el ministro de Economía del Gobierno de Santa Fe, Gonzalo Saglione. Y, seguido aseguró que “por cada peso invertido por el gobierno nacional, Santa Fe destinó 7,45 pesos”.

En efecto, la inversión pública ejecutada por el gobierno del Frente Progresista en 2018 un monto de 25.605 millones y superó el récord de 2017. Vale señalar que en los últimos 20 años, representó cerca del 1,32% del producto bruto geográfico de la provincia (lo que se produce en Santa Fe) y en 2018 ese indicador alcanzó el 2,32%.

“Son innegables los efectos positivos de la inversión pública, tanto en una mirada de corto como de mediano y largo plazo. Mientras la obra está en ejecución, permite movilizar la economía porque genera muchos puestos de trabajos directos e indirectos”, indicó Saglione.

Y destacó que “no es casual que el empleo en el sector de la construcción haya aumentado en Santa Fe el triple de lo que ocurrió a nivel nacional entre noviembre de 2018 (último dato disponible) y diciembre de 2015 (inicio de la actual gestión)”.

Asimismo, las obras generan un impacto todavía mayor una vez finalizadas. Si bien resulta difícil cuantificarlo, es innegable por ejemplo que una ruta pavimentada reduce los costos de transporte y un acueducto mejora el abastecimiento de agua potable.

“Se han invertido miles de millones de pesos en repavimentación y bacheo de rutas, como también en pavimentación de caminos que, hasta ahora eran de calzada natural (de tierra)”, explicó el ministro.

Del mismo modo, el gobierno santafesino invirtió una gran cantidad de recursos en infraestructura social con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la población santafesina: ampliación, refacción y construcción de nuevas escuelas, hospitales y centros de salud, van en ese sentido.

“Se destinaron miles de millones a garantizar el abastecimiento de agua potable a decenas de localidades santafesinas que no cuentan con ese servicio o, si lo tienen, no alcanza los estándares de calidad deseados. Todas las intervenciones urbanas en barrios con infraestructura deficiente en las grandes ciudades (a través del Plan Abre) permiten acceder a miles de santafesinos a un entorno más saludable”, detalló Saglione.

Este nivel de inversión pública provincial, pudo ser llevada adelante a partir de la correcta administración de los recursos públicos realizada por el gobierno santafesino. Estos números claramente serían aún mejores si la Nación saldaría la deuda que mantiene con la provincia, que alcanza los $ 100.000, y podrían conocretar nuevos proyectos de obra pública.