Una vez más el Gobierno Nacional vulnera la Constitución y los acuerdos logrados en el Congreso. A través del decreto 1206/16 decidió incorporar al régimen de sinceramiento fiscal a cónyuges, padres e hijos menores de funcionarios y otros cargos políticos que se desempeñan actualmente y/o lo hicieron desde 2010 a la fecha.

De esta manera, la resolución modifica y contradice lo que establecía la ley de blanqueo: la exclusión de los familiares. A su vez, deja el camino allanado para que los familiares directos de los funcionarios públicos se puedan beneficiar y lograr impunidad. Tal es el caso de los parientes que tengan cuentas off shore en paraísos fiscales.

Ante esta situación tomada por el Gobierno surge la reflexión sobre la dimensión que tienen los acuerdos o la búsqueda de consensos para el Ejecutivo nacional. Queda demostrado en la praxis que esto no se cumple. Porque se practican maniobras evasivas para borrar lo sancionado por los legisladores, incluyendo la palabra empeñada por el oficialismo en cuestión.

Si realmente queremos generar una república que respete la división de poderes, el juego democrático y las instituciones, no podemos dejar de expresar nuestro rechazo al decreto firmado e impuesto desde la Casa Rosada.

Antonio Bonfatti                                                          Alfredo Lazzaretti

Presidente del Partido Socialista                         Secretario Gral. del Partido Socialista