La puesta en funcionamiento de La Estación, un espacio de referencia para el abordaje del consumos problemáticos que se constituyó durante la gestión socialista en la Ciudad, significó “una apertura del abanico de posibilidades que el municipio tenía para la asistencia y prevención”. Así lo planteó el secretario de Salud Pública, Leonardo Caruana, quien lo calificó como “un mojón” en el plan de prevención y abordaje que se está llevando adelante. A casi un año de su apertura ya pasaron por allí 734 personas, desde adolescentes de entre 13 y 14 años hasta adultos de 60. “Son más de 700 nombres e historias de vida, con sus experiencias y necesidades”, remarcó la directora de Salud Mental, Paola Cocconi; y un número que se suma a los 7 mil que están en seguimiento desde los centros de salud barriales y las urgencias en los hospitales, con un promedio de cien de asistencias mensuales. Lo cierto es que la puesta en marcha del espacio obligó a poner en debate tanto hacia adentro de los equipos profesionales del municipio como con las instituciones que intervienen a través de convenios, las formas de abordajes cada uno de los casos.

“De tener intervenciones fragmentadas, lo que se hizo fue transformarlo en un plan integral, donde se discutieron todas miradas y se incluyó además la coordinación con organizaciones e instituciones, pero también con la provincia”, indicó Caruana, en referencia a la articulación no sólo con la Agencia Provincial de Prevención del Consumo de Drogas y Tratamiento Integral de las Adicciones, sino también con los programas “Volver a estudiar” y “Lazos” en las escuelas.

“Se trata de abordar el consumo como un problema social, no sólo de salud y por eso se acentúa el trabajo en red”, dejó en claro la intendenta Mónica Fein, que participó de la presentación de los avances que el plan tuvo en este año con las autoridades de Salud, la secretaria de Desarrollo Social, Laura Capilla; el titular de Control y Convivencia, Gustavo Zignago; y el de Cultura, Guillermo Ríos.

Intervenciones

Para dar cuenta del abordaje, se detallaron las intervenciones llevadas adelante a través de los diferentes dispositivos de salud en sus distintos niveles. Más de 7.100 personas son acompañadas con consumos problemáticos a través de los centros de salud de referencia de sus barrios, y unas 500 están llevando adelante tratamientos en instituciones financiadas.”No se trata de derivaciones, sino casos en los que cuales los equipos de salud acompañan”, dejaron en claro los funcionarios.

Las urgencias o crisis suman un centenar y se atienden mensualmente en las guardias generales de efectores de salud, como los hospitales Carrasco, Alberdi, Roque Sáenz Peña, Centenario y Provincial. Una situación que tanto el titular de Salud como la propia intendenta remarcaron que significó “un cambio de paradigma y de forma de trabajo a partir de la ley de salud mental, ya que los propios profesionales no estaban acostumbrados recibir en las guardias a pacientes con crisis subjetivas por consumo”.

A eso se suman los más de 700 casos atendidos en La Estación, un espacio por el que pasaron desde adolescentes de apenas 13 años hasta personas de 60, incluso con problemas en el consumo de alcohol. “Si tomamos la franja etaria de 14 a 30 años, podemos decir que son la mayoría de las intervenciones”, indicó Cocconi, al tiempo que la secretaria de Desarrollo Social remarcó que es un “espacio ciertamente más pensado para los jóvenes donde trabajar los lazos con ellos y fuertemente en la prevención, así como también de orientación a profesionales y trabajadores del área; y donde se atiende también la consulta de familiares, madres y amigos de personas que tienen problemáticas de consumo”.

Desde la prevención, se hizo hincapié en el trabajo realizado en más de 15 fiestas electrónicas en Rosario a lo largo del 2017, donde concurrieron unas 30 mil personas y hubo una decena de asistencias.

“Allí fue clave el trabajo de los divulgadores, ya que se encontraban con jóvenes que sabían sólo lo que le habían dicho sus pares y que encontraron allí información segura”, remarcó la directora de Salud Mental, y apuntó que en ese contexto “son adolescentes que no tienen consumo frecuente, pero este consumo puede ser letal”.

Generar proyectos

Los funcionarios hicieron hincapié en la coordinación con las propuestas de inclusión de la provincia, como los programas “Vuelvo a Estudiar” y “Lazos” —donde están integrados 1.700 chicos y 300 escuelas respectivamente—, y el “Nueva oportunidad”, que reúne a otros 3.500 jóvenes.

“La idea es centrarse en los sujetos y no la sustancias, potenciar lo que pueden hacer, que tengan un proyecto —cerró Cocconi—. No apuntar a la falta porque en la mayoría de los casos son jóvenes a los que les falta todo”.

 La Estación: abordaje integral ante consumos problemáticos

La Estación está pensada para recibir a quienes deseen consultar sobre su situación, o la de una persona cercana, en relación al consumo de sustancias. Asimismo, también se encuentra a disposición de equipos institucionales que requieran llevar adelante estrategias de trabajo conjuntas en relación a la temática.

Funciona de forma diaria, con equipos que realizan entrevistas y planifican estrategias de abordajes como: dispositivos inclusivos (productivos, culturales, educativos); clínicos terapéuticos; y socio comunitarios.

La  institución cuenta con un equipo interdisciplinario, es decir, equipos constituidos por trabajadores del Estado de distintas disciplinas, cuya orientación de las intervenciones se centra en el sujeto como actor de su propio proyecto de vida. La propuesta es poder pensar el trabajo con cada persona a partir de la construcción de una referencia, de un proceso de acompañamiento.

Más info en: 

https://www.rosario.gov.ar/web/servicios/salud/prevencion-y-promocion/consumos/la-estacion-abordaje-integral-ante-consumos