El Partido Socialista se solidariza con Alberto Fernández, empleado del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), quien, a pesar de cumplir con todos los requisitos solicitados en su ambiente laboral, recibió en su domicilio una carta documento que da cuenta de su cesantìa laboral en dicho organismo nacional. Alberto tiene una discapacidad motriz y hace nueve años que trabaja en el INTI diseñando y enseñando a diseñar sillas de ruedas.

Llamamos a otras organizaciones políticas y sociales a manifestarse a propósito de este atropello, cargado de insensibilidad. A la vez, que exigimos su reincorporación y que las autoridades pertinentes se atengan a la legislación sobre el tema.

La Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad establece que el Estado debe garantizar la independencia y la autonomía de las personas con discapacidad. Además existe una legislación nacional que establece un cupo laboral del 4% destinado a personas con discapacidad en el ámbito estatal

Este organismo, lejos de dejarlo cesante, debería ingresarlo a Alberto en la planta permanente. La Agencia Nacional de Discapacidad y los organismos pertinentes deben tomar cartas en el asunto para solucionar este grave accionar.

Comisión Nacional de Discapacidad PS