El Presidente de la Nación dice la verdad cuando afirma que hay algunos que le “…c* la vida a la gente…”. Dice la verdad cuando dice que Santa Fe es una de las provincias grandes que no adhiere a la Ley de ART. Pero miente cuando culpa a los que se hacen oír cortando una ruta. Y miente aún más cuando afirma que con su Ley de ART “…acabará con las mafias…”.

Esta ley restringe derechos laborales que se encuentran explícitos en el art 14 bis de la Constitución
Cuando la Ley habla de disminuir la litigiosidad laboral nosotros los progresistas podemos dar el ejemplo. En Santa Fe tenemos los comité mixtos de salud en los lugares de trabajo, en Santa Fe promovemos el diálogo entre empleador, trabajador y Estado (presente), en Santa Fe prevenimos accidentes, no ponemos precio a las partes del cuerpo.

En Santa Fe aumentamos la obra pública garantizando empleo, empleo que el gobierno nacional incluye en sus números propios, como hacen con los monotributos.

En Santa Fe hacemos el Misoprostol, garantizando el acceso a la salud pública, sin recortes.

En Santa Fe garantizamos paritarias libres con cláusula gatillo.

En Santa Fe la reforma laboral es la que titulariza docentes, la que impulsa a Empresas fuertes en el Estado como derecho constitucional, la de los jubilados que cobran el 82 % móvil, pero ese 82 se calcula sobre el trabajador activo, no sobre el salario mínimo como a nivel nacional.

En Santa Fe el Ministerio de Trabajo está del lado más débil, el del trabajador, y su ministro no tiene empleados en negro. Es nuestro deber ir un paso más adelante cuidando y protegiendo a los que menos tienen, los trabajadores, los mal llamados changarines que solo cuentan con jornadas diarias, que se encuentran por fuera del sistema y que con estas medidas seguirán siendo los excluidos y se sumaran otros tantos; estas medidas no viene a promover la salud ni los derechos a los trabajadores, por el contrario, tiene como objetivo introducir la flexibilización laboral.
Debemos estar al lado de los desprotegidos, de los que menos tienen.

En Santa Fe hemos contribuido a pagar sueldos de empresas quebradas. En Santa Fe feminismo es una política de Estado entendida como igualadora de derechos.
Podríamos seguir diciendo mucho, enumerando todos los porque sobre los cortes de ruta, o sobre los accidentes laborales, o el acuerdo con el FMI, o el asesinato al mercado interno, o la política Chocobar, etc, etc, etc.

Por todo eso el presidente de la nación tiene razón, algunxs nos cagan la vida a lxs argentinxs. Pero la alternativa crece en Santa Fe.

Frente Gremial PS