A la madrugada de hoy, miércoles 28 de septiembre, falleció el último líder de la generación de los Padres Fundadores del Estado de Israel. A lo largo de varias décadas, supo asumir las más altas responsabilidades y enfrentar numerosos desafíos. Formado políticamente en el laborismo, fue un incansable promotor del diálogo y el entendimiento entre los pueblos, tarea que fue reconocida con el Nobel de la Paz en 1994.

Su compromiso con el destino de su nación y Medio Oriente, por sus enormes contribuciones para el establecimiento de la paz, han sido destacadas por Presidentes, Primeros Ministros y referentes políticos de todo el mundo, sin distinción de etnias, religiones o pertenencias políticas.

Tras ejercer como Presidente del Estado de Israel, siendo ya nonagenario, y en contra de lo que muchos supusieron, no abandonó la actividad pública sino que dedicó sus últimos esfuerzos a expandir la misión del Centro Peres para la Paz, institución modelo que a través de múltiples programas vela por la coexistencia entre palestinos e israelíes. “Optimistas y pesimistas mueren la misma muerte, pero viven vidas muy diferentes”, solía decir.

El Partido Socialista de Argentina desea hacer llegar sus condolencias a su familia, amigos y correligionarios, a todas aquellas personas conmovidas en el día de hoy por su partida. Su legado no será olvidado.

Sebastián Melchor                                                                               Antonio Bonfatti

Secretario de Relaciones Internacionales                                       Presidente del Partido Socialista