CEMUPRO – 01/04/2017

La democracia en América Latina atraviesa horas difíciles y complejas. La destitución de la Presidente Dilma Rousseff, iniciada por un diputado opositor hoy condenado a 15 años de prisión por delitos de corrupción; el intento de disolución del Parlamento Venezolano, que marca un quiebre institucional en dicho país; los destrozos producidos en el Parlamento Paraguayo, nos señalan con total claridad que la consolidación de las Instituciones Democráticas y el Estado de Derecho en la región sigue siendo una tarea prioritaria de la izquierda democrática. Al mismo tiempo ponen de manifiesto, lo complejo de afianzar la democracia en contextos de fuertes desigualdades sociales y no garantía de los derechos básicos de amplias franjas de la población.
En nuestro país, nuestra democracia tiene aún muchas deudas pendientes con la sociedad. Pero estamos convencidos que para el Socialismo, los problemas de la Democracia se resuelven siempre con más y mejor Democracia. Ayer se cumplieron ocho años del fallecimiento del Dr. Raúl Alfonsín, que ante la incomprensión de muchos jerarquizó la consolidación de la Democracia. Desde ese momento, ningún gobierno no peronista pudo finalizar su mandato en los tiempos que marca la Constitución Nacional. El Socialismo va a defender ahora y siempre el acatamiento a la soberanía popular y el respeto de los mandatos estipulados por nuestra Constitución Nacional.
La Democracia sigue siendo el único camino para la defensa y el avance en la consolidación y conquista de nuevos derechos civiles y sociales. Por eso el Socialismo rechaza las políticas públicas que promueven la concentración de la riqueza, la maximización de la ganancia por parte del capital y que llevan a lo que vemos hoy en nuestro país, que es el incremento de la pobreza y la exclusión social. En tal sentido, los socialistas acompañamos las luchas de los trabajadores y demás sectores sociales en defensa de sus legítimos derechos, en la defensa de las fuentes de trabajo en el campo y en la ciudad, y del poder adquisitivo de sus salarios en paritarias libres.
Las y los Socialistas estamos convencidos que el Estado debe garantizar la Salud y la Educación Pública de calidad, invirtiendo en infraestructura y en capacitación de sus trabajadores. Los grandes desniveles en la educación, se registran por la pobreza y la indigencia y no solo por las deficiencias propias del sistema educativo. A 16 meses de gobierno de Cambiemos, no existe un plan que jerarquice ni la educación ni la salud y lo poco que se conoce es para transferir recursos públicos al sector privado. Y lejos de reducirse los índices de pobreza, los mismos han crecido en todo país.
El Socialismo, en nuestras experiencias frentistas de gobierno, jerarquizamos políticas públicas centradas en los sectores más carenciados y en los territorios donde se registran mayores índices de violencia. Los últimos informes producidos por el INDEC y por el observatorio de la UCA, muestran resultados alentadores, en las políticas llevadas adelante para reducir la pobreza y mejorar la educación en Rosario y Santa Fe.

El Comité Ejecutivo Nacional y el Concejo Federal del Partido Socialista
R E S U E L V E

1ro.- Promover en todas las federaciones integrantes de nuestro Partido, respetando las realidades de cada distrito, la constitución en sus respectivas provincias de frentes de centro izquierda, progresistas, basados en un programa común que exprese la necesidad de afianzar una política transformadora que tenga por objetivo mejorar la educación y la salud pública, garantizar el empleo y los servicios públicos esenciales para todos, la defensa de la PYMESy la calidad vida de la población.
2do.- En el marco de los acuerdos electorales para las elecciones legislativas de este año donde debemos trabajar para incrementar nuestra representatividad, debemos tener presente también la necesidad de construir una alternativa para las elecciones presidenciales de 2019, que tenga como base las experiencias realizadas junto a otras fuerzas políticas fraternales en los Frentes Progresistas de Santa Fe y en el Frente Amplio Progresista a nivel nacional.
3ro.- El Socialismo aspira a conformar coaliciones políticas que incluyan no solo partidos políticos, sino también a representantes de sectores sindicales, de movimientos sociales y otras organizaciones de nuestra sociedad, que expresen luchas por la igualdad, la economía social, los derechos humanos y sociales y su compromiso con la defensa de las instituciones democráticas.