El Laboratorio Industrial Farmacéutico de la provincia de Santa Fe (LIF) concluyó la primera partida de su producción de los antibióticos amoxicilina y cefalexina, para garantizar la cobertura a todos los santafesinos hasta mayo de 2020.

Desde el laboratorio estatal provincial indicaron que “esto no sería viable si no se contara con un área de planificación que permite coordinar todos los procesos de elaboración, control y almacenamiento adecuado”.

La amoxicilina y la cefalexcina, son antibióticos de uso habitual en los centros de salud y hospitales del sistema público de salud de la provincia, que forman parte del modelo de gestión en red basado en la atención primaria de salud. Son esenciales para los centros de salud que resuelven cerca del 80% de las problemáticas sanitarias.

La culminación de la campaña de producción de estos antibióticos, además, permitirá avanzar en la remodelación de ese sector del LIF, de acuerdo con el plan rector establecido oportunamente desde el Ministerio de Salud de la provincia.

El LIF provee el 70% de las unidades farmacológicas que el sistema aporta desde el nivel central para cubrir el 95% de las patologías más comunes que afectan a la mayoría de la población que acude a la salud pública, además de producir 44 especialidades medicinales en su planta de la ciudad de Santa Fe.

Durante el período comprendido entre los años 2008 y 2019, el LIF experimentó la etapa de modernización más importante en su historia. La intervención del Estado en áreas estratégicas permite fijar precios testigo que eviten la cartelización y desarrollar especialidades no rentables para el mercado pero necesarias para la población.