Bolivia vive momentos de una escalada antidemocrática y de violaciones directas al orden constitucional y del Estado de derecho que derivaron en un golpe cívico, militar y policial.

Esta situación se ha consumado producto del accionar conjunto de los comandantes de las fuerzas armadas que presionaron con la renuncia del Presidente Constitucional y legítimo, Evo Morales y su Vice, Álvaro García Linera, el personal policial autoacuartelado y de sectores civiles que vienen sembrando focos de violencia en los últimos días.

Ante ello, desde el Partido Socialista de Argentina, expresamos nuestro total repudio y solicitamos que el Gobierno de nuestro país y toda la comunidad internacional se expresen y condenen este hecho lamentable para la democracia de nuestro continente.

El quiebre institucional en Bolivia es inaceptable. Bregamos por el respeto irrestricto a los derechos humanos y fundamentalmente, por la salida democrática y pacífica de la situación a través del voto popular en forma inmediata y transparente, con veedores internacionales y con la presencia de todo el arco político del hermano pueblo boliviano.

Paz y democracia para toda nuestra América Latina