El Partido Socialista adhirió la masiva movilización de docentes cuyo epicentro congregó a 400.000 personas en Plaza de Mayo, así como al paro nacional realizado, y expresó su rechazo a los ofensivos dichos del presidente para con la escuela Pública.

En solidaridad con las y los maestros, la Mesa Directiva Nacional del Partido Socialista de Argentina saluda al gran número de docentes que llegó desde el interior del país hasta la Capital Federal. La Marcha Docente Federal continúa reclamando que el Gobierno Nacional cumpla la Ley de Financiamiento Educativo que establece la convocatoria a Paritarias en esa instancia. Enmarcada en los cuatro días de huelga, esta manifestación debe llamar a la reflexión del Gobierno de Cambiemos, sobre la necesidad de abrir espacios de diálogo más favorecedores de las pretendidas soluciones al conflicto. No correrse de la binaria mirada que entrampa al presidente y sus funcionarios, en la certeza de que las prácticas sindicales solo significan un posicionamiento político partidario; irá reduciendo cada vez más su conexión con la realidad social.

Es preciso entender como ya lo hicieron los sectores más perjudicados, que disentir con la presidencia de Macri no quiere decir necesariamente que se desee que retornen al poder quienes tienen una responsabilidad histórica en que la educación argentina se encuentre tan devaluada. Y en consecuencia sus trabajadores y trabajadoras.
La unidad hace fuerte la lucha parece haber comprendido antes la sociedad, a juzgar por su inmediata reacción a través de las redes sociales frente a las descalificadoras palabras utilizadas por el presidente de la nación sobre la Educación Pública.
Desacreditar un reclamo por cuestionar la boca que lo dice, como lo hace la gobernadora Vidal. O poner el aparato estatal a sojuzgar en lugar de cuidar y proteger a los/as hacedoras de la educación, acuña poco a poco la mayor de las brechas y distancias entre gobierno y ciudadanía. Algo que repercute, en particular en este caso por el espacio donde se produce, en detrimento de la comunidad toda. Provincias donde no existen equipos socio educativos o interdisciplinarios, u otras donde las medidas de fuerza son un lujo inaccesible por los bajos salarios con que afrontar los descuentos por días de paro, gobiernos que pueden cerrar unilateralmente las paritarias con un 6% de aumento de sueldo por el momento; son las desigualdades que subsanaría el sano ejercicio de una paritaria federal.

Resulta coherente con la propuesta neoliberal que establece el gobierno macrista, que sean los sectores asalariados, dependientes de la escuela pública, el del empresariado argentino, por citar algunos ejemplos; aquellos a los que se ataca constantemente.
Interponer a un día de lucha como el de hoy, “negativos” resultados de las tan cuestionadas Pruebas Aprender, lejos de sustentar su oposición al mencionado reclamo; evidencia la falta de atención que recibe en materia de voluntad política y de presupuesto la educación argentina.
Los citados resultados reflejan también que: políticas públicas con involucramiento social en su elaboración, formación docente continua y en actividad entre otras apuestas; revisten un carácter de urgencia para su abordaje en todo el país. Y es tarea del Estado Nacional, garantizar ese derecho.

Mesa Nacional Partido Socialista de Argentina