Ante los anuncios del Ministerio de Economía, nos reunimos con representantes de asociaciones de consumidores y usuarios para dialogar sobre la preocupación en torno a la aplicación de la segmentación tarifaria, para pensar estrategias que protejan a usuarios y consumidores.

El debate tiene que darse en un marco que garantice transparencia, previsibilidad y equidad, para saber que se hace con los subsidios y a quienes se destinan. La protección de consumidores y usuarios es fundamental en momentos de inestabilidad económica. Para ello, es necesario que se realicen audiencias públicas tal como lo estableció la Corte Suprema de Justicia Nacional en el año 2016. La segmentación de las tarifas debe pensarse de forma progresiva, equitativa y que de previsibilidad.

Es necesaria la progresividad de estas políticas para garantizar los derechos de los que menos tienen, y la transparencia en los análisis de costos de las empresas. La participación de la ciudadanía es fundamental para que esto se cumpla.

El Gobierno Nacional tiene que garantizar que todos los sectores puedan inscribirse a los subsidios, principalmente los sectores vulnerables que presentan más dificultades de acceso por la brecha digital.

Está claro que el modelo que venimos llevando adelante para sostener la compra de energía, no resiste más. Hay que rediscutir la distribución de este servicio como así también, la aplicación de subsidios de forma genérica sin analizar la inversión que realizan las empresas en Argentina.