En el marco de una política pública progresista, el gobierno de Santa Fe comenzó a distribuir en los centros de salud y hospitales de la provincia el misoprostol fabricado por el Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) Sociedad del Estado.

La droga es considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un medicamento esencial para hacer un aborto seguro y ambulatorio hasta la semana 12 de embarazo y en la salud pública es usado para las Interrupciones Legales del Embarazo (ILE) permitidas por el Código Penal desde 1921 y para otras prácticas ginecológicas.

Vale señalar que en la Argentina el aborto es legal por causales y en algunas provincias –como Santa Fe– la aplicación del Protocolo de la Interrupción Legal del Embarazo publicado por Nación en abril de 2015 está confirmada por ley, con una interpretación amplia de los riesgos para la salud o la vida de las mujeres y personas gestantes.

“Es una buena noticia que tengamos un producto público en un momento de crisis. Favorecer la salud de las personas cuando faltan insumos en todos lados y no hay cotización clara de los medicamentos es algo que nos da mucha alegría y tranquilidad. El abuso que existe en el mercado de precios con este producto público puede empezar a desarmarse”, explicó el subdirector de Géneros e Interculturalidades del Ministerio de Salud de Santa Fe, Oraldo Llanos.

El misoprostol santafesino se empezó a fabricar en enero de 2018 y ya pasó todas las pruebas para ser usado. Es la primera producción pública del país y abarca los formatos oral y vaginal. La distribución es gratuita y el costo de fabricación representa un 35 por ciento del valor de los productos comerciales de laboratorios privados.

Por ahora, estará disponible en la salud pública de Santa Fe pero podrá llegar a otras provincias si obtiene una autorización de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (Anmat).