Asimismo, se disminuyó el uso de medicamentos, anestésicos y cesáreas

Las políticas publicas de salud en la provincia de Santa Fe, uno de los pilares de las gestiones del Frente Progresista, se materializan, por ejemplo, en prácticas de parto respetado y de maternidades seguras y centradas en la familia.

Dentro de esta propuesta se enmaracan las obras del Sector Quirúrgico y de Neonatología, en la Maternidad del Hospital “Roque Sáenz Peña”, de la ciudad de Rosario, inauguradas en julio de 2017.

Pero además, en el marco del parto respetado, se generó un cambio de paradigma en favor del niño y la madre, al evitar prácticas invasivas, suministro de medicación innecesaria e informar sobre las diferentes intervenciones médicas y, ante todo, la posibilidad de que la parturienta pueda participar en la toma de decisiones.


El término parto respetado hace referencia a una modalidad de atención del parto caracterizada por el respeto a los derechos de los padres y los niños y niñas en el momento del nacimiento.

Esta experiencia de parto respetado contribuyó a reducir los porcentajes de uso de medicamentos, anestésicos y cesáreas, como así también redujo a la mitad lainternación de bebés en neonatología.

En efecto, en 2005 el 15% de los niños y niñas nacidos en esa maternidad necesitó de cuidados intensivos, mientras que doce años después ese porcentaje se redujo notoriamente al 8%.

Asimismo, la utilización de drogas para inducir el parto (occitocina) cayó del 80 al 20% y el uso de anestesia epidural también se redujo del 75 al 25%.

Del total de madres que dieron a luz en la maternidad, el 71% utilizó algún método no farmacológico para la relajación durante el trabajo de parto: baño de inmersión, ducha, masajes, pelota de esferodinamia.

Y el 97,6% de los bebés recién nacidos tuvo contacto piel a piel inmediatamente con su mamá, el 92% en forma prolongada, lo que favorece el vínculo entre ambos.

Además, todas las mujeres que debieron ingresar al quirófano para esta intervención fueron acompañadas por un familiar. Asimismo, luego del parto los padres pueden permanecer en la sala de neonatología acompañando a sus bebés con ingreso irrestricto.

Durante el parto, la mujer ya no atraviesa situaciones de estrés, produce las hormonas que tiene que producir, las intervenciones son menores, y al pasar todo eso el bebé se adapta también mejor al nuevo medio”, explicó el director del Hospital “Roque Sáenz Peña” Matías Vidal.

Por su parte, el secretario de Salud de la Municipalidad de Rosario Leonardo Caruana, destacó: Lo que pretendemos es cambiar el paradigma, los protagonistas del parto son la mamá y su bebé y las intervenciones médicas deben ser sólo las necesarias. Los resultados,redundan en el vínculo entre la mamá y su bebé y en la salud de ambos”.