Con las convicciones de siempre, marchamos celebrando las conquistas históricas de las minorías sexuales: el Matrimonio Igualitario, la ley de Identidad de Género, la derogación de los códigos contravencionales persecutores al colectivo LGBTIQ, y la ley de donación inclusiva de sangre, entre otros tantos logros.

Pero también marchamos para exigir la inmediata aprobación de la ley de «Prevención y Sanción de Actos Discriminatorios», la ley «Integral Trans», el «Cupo Laboral Trans» que apenas es una realidad en muy pocas ciudades argentinas, y la correcta ejecución de la ley de «Educación Sexual Integral» a lo largo y ancho de todo el país.

Nos preocupan los abruptos cambios que se generaron por decreto en torno a la Ley de Salud Mental (Ley 26.657); no sólo por ser una manera autoritaria de modificar la ejecución y el espíritu de una ley que se consensuó en el Congreso de la Nación con el apoyo de organismos internacionales y que consideramos vital (entre otras cosas porque prohíbe a cualquier profesional de la salud hacer diagnósticos en torno a la orientación sexual de las personas), sino que además los observamos como un retroceso para los derechos de quienes sufren algún padecimiento mental: fomentando espacios de «recuperación» aislados, reinstalando el concepto de «manicomio», generando así mayor estigmatización y la reclusión social de los padecientes.

Repudiamos la forma con la que se generó el “Protocolo de Seguridad para la Diversidad Sexual», que no fue consensuado con ninguna organización o movimiento LGBTIQ; consideramos que si se respetara y se harían cumplir las leyes y los protocolos que ya estaban vigentes hasta el momento, no hubiera sido necesario un nuevo protocolo que, a las claras, demuestra la falta de articulación gubernamental con las organizaciones sociales de la diversidad sexual.
Rechazamos protocolos que violen el reconocimiento de las distintas identidades y que no respeten las leyes nacionales que hemos alcanzado como sociedad.

Desde el socialismo, convocamos una vez más a militantes y simpatizantes a decir BASTA de femicidios a travestis, transexuales, y transgéneros; BASTA de violencia institucional; y a MARCHAR CON ORGULLO para defender los derechos conquistados.

Juan Carlos Melliard – Secretario de diversidad del Partido Socialista