Este lunes, luego de las elecciones en las provincias de Río Negro y Chubut, el candidato a gobernador por el Partido Socialista, Luis Solana afirmó que estos comicios “mostraron la caída de Cambiemos. La gente está dando un claro mensaje en contra de los ajustes, en contra de la inflación, en contra de los tarifazos, de los malos diagnósticos y las peores soluciones a una crisis que ya es inmanejable”.

En esta línea, Solana explicó que “la gente necesita respuestas claras y soluciones concretas. Tenemos que salir de esta crisis. Con propuestas superadoras, con una visión que ponga el acento en la producción, en la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace, en la transparencia. La sociedad le está dando la espalda a este gobierno y a sus representantes”.

Por otro lado, Solana indicó que “lo que muestran las elecciones de Neuquén, Río Negro y Chubut es que las propuestas provinciales tienen su peso y son acompañadas por la sociedad. En La Pampa una propuesta superadora al PJ se desvirtuó porque la oposición se abrazó a Cambiemos”.

En cuanto a las elecciones nacionales, el candidato agregó que “en su momento, el Frepam supo privilegiar y preservar los consensos alcanzados dentro de la Provincia por entender que La Pampa necesitaba una expresión política fortalecida, que pudiera alternar al PJ gobernante y no se viera desmembrada o desarticulada por las incidencias nacionales”.

Respecto a las estrategias electorales “cuando nos enteramos del desdoblamiento provincial, muchos pensamos que era la gran oportunidad para que nuestro Frepam, la alianza que construimos y abonamos durante veinte años, pudiera disputar realmente el gobierno al Justicialismo pampeano. Pero la UCR decidió matar al Frepam y ser Cambiemos, y los socialistas seguimos en nuestro camino”, expresó Solana.

Por último, sostuvo que “estamos convencidos que fue una mala decisión romper esa herramienta, un error que dinamitó lo edificado y le regaló la cancha electoral al PJ rompiendo el Frepam para que algunos se abrazaran a Cambiemos. Un Cambiemos agonizante que no para de perder elecciones porque ya nadie les cree. Ya no llaman la atención los resultados de las elecciones en Neuquén, San Juan, Río Negro y Chubut, que son catastróficos para Macri y sus representantes, que son frustrantes para el kirchnerismo y un lamento para el negocio de la grieta”.