“Estas medidas son parte de la cláusula de protección social del acuerdo del gobierno de Macri con el FMI que firmaron para endeudar al país, pero que por supuesto no se aplican porque van dirigidas a los sectores más desprotegidos”, indicó Solana.

“Lavagna propone la declaración de la Emergencia Alimentaria Nacional por siete meses, desde el primer día de septiembre de 2019 hasta iniciado el ciclo escolar 2020, como mínimo. Es una forma de afrontar la crisis actual y que va a tener consecuencias para los próximos meses”, explicó.

“Este programa debe constar de un conjunto de acciones inmediatas como aumentar los recursos destinados a los comedores escolares afectados al Programa de Emergencia Alimentaria, llevar a $1.500 la ayuda extraordinaria a beneficiarios de la AUH dispuesta por el gobierno nacional para septiembre y octubre, ampliar y reforzar la cobertura de hogares alcanzados por los sistemas de “bolsas de alimentos” o de “entrega de mercadería” actualmente vigentes, incluir a las escuelas secundarias que necesiten los servicios alimentarios escolares, también con fondos nacionales, mantener todos los días sin excepción abiertas las escuelas públicas afectadas”, explicó Solana.

Para poner en marcha este programa se necesita que funcione un Consejo Ejecutivo para la Emergencia Alimentaria Nacional (CEEAN), en el que participarán las Provincias, Municipios, el propio Estado Nacional, y

representantes de sectores de la sociedad civil como iglesias de distintos credos, sindicatos, universidades, organizaciones comunitarias, redes sociales solidarias, cooperativas, cámaras empresariales y comerciales, entre otros.

“Y complementariamente a estas medidas, el Programa contempla proponer el tratamiento prioritario en el Congreso de la Nación de la Ley de Góndolas que tenga por objeto mejorar la competencia entre marcas y empresas de los productos que se exhiben en los supermercados lo que redundará en una mejora de los precios de los alimentos al consumidor. Y también incentivar y coordinar, junto a Provincias y Municipios, la realización de ferias locales y mercados populares, con el fin de mejorar los precios y el acceso a alimentos saludables”, detalló la propuesta.