El secretario de Salud Pública de la Municipalidad de Rosario, Leonardo Caruana, aseguró que en 2018, unas 40 mil personas se sumaron a la atención del sistema de salud público como consecuencia de la crisis económica y la pérdida de empleos formales.

“En forma sostenida, a lo largo del año se mantuvo la incorporación de familias al sector público. Por diferentes motivos, pero particularmente por la pérdida del trabajo y el reacomodamiento de la economía familiar que obliga la crisis”, señaló el funcionario en declaraciones al diario La Capital, de Rosario.

Respecto al panorama de la atención médica en esa ciudad Caruana explicó: “Un importante porcentaje de historias clínicas abiertas son de personas que antes tenían obra social pero por perder el trabajo pierden la cobertura y se incorporan totalmente al sistema”.

“Por otro lado -agregó-, como habíamos visto en otras épocas de la historia del desarrollo de la salud pública en la ciudad, cuando aparecen momentos de contracción económica en los que se empiezan a ver reacomodamientos de la economía familiar, hay familias que empiezan a compartir alguna prestación, alguna atención, con el sector público”.

Asimismo, Caruana explicó que la situación se traduce también en “un mayor retiro de medicación crónica, para la diabetes, la hipertensión y las cardiopatías crónicas”.

Y seguido detalló que se sumaron unas 10 mil historias clínicas familiares al sistema de salud pública. “Si se multiplica por cuatro, que el número de personas que integran un grupo familiar tipo, se han incorporado unas 40 mil personas al sistema de salud público, lo que obligó a afinar el presupuesto del área”.