Entrevista realizada por Jaime Rosemberg en el programa “La que se nos viene” por FM Milenium.

J.R.- Hoy fue una jornada interesante porque hubo movimientos, hubo un intercambio entre Lavagna y Massa sobre el tema de la interna. ¿Cómo están viendo el tema del armado y alguna tensión que puede surgir con algún otro socio peronista?

J.I-  Nosotros estamos convencidos, como plantea Lavagna,  que lo que necesita la Argentina es un proyecto, superador a la grieta que hoy tememos. Un proyecto que plantee soluciones a los problemas que vive la sociedad. Estamos muy preocupados desde el socialismo por la situación social que se está dando. Por lo que están padeciendo las pymes, los pequeños y medianos productores, los comerciantes, y sobre todo los trabajadores, y sobre todo quienes no pueden conseguir  ó tener trabajo. Hay una situación social grave, estancada desde hace muchos años, por lo menos siete u ocho años, como bien plantea Lavagna. Superar esa situación implica acuerdos trasversales a las fuerzas políticas. Implica acuerdos concretos, y eso exige sin duda, la capacidad de consenso. Por eso impulsamos desde el socialismo una figura como la de Roberto Lavagna que creemos que los puede generar, y creemos que no podemos afrontar este enorme desafío que hoy la sociedad le está exigiendo a la política, anteponiendo diferencias y candidaturas, que todas son validas y legitimas, pero creemos que tenemos que tener capacidad, quienes creemos que hay que superar la grieta, de encontrarnos y de generar consensos.

Más allá de eso,  estamos convencidos que esos no son los problemas fundamentales. La determinación de candidaturas que está en los medios, nosotros creemos que no es el tema fundamental. Es cómo nos ponemos de acuerdo en cuatro ó cinco puntos, para los próximos cuatro años, que le den una respuesta a  la sociedad argentina,  que este gobierno de Mauricio Macri no ha dado, y que  el gobierno anterior de Cristina Kirchner tampoco dio.

J.R.- Y, ¿La composición de un frente tendría como limitación sería solamente el kirchnerismo? atendiendo que hay gente que a simple vista no se parece  a los socialistas. Se me ocurre Luis Barrionuevo como una figura emblemática.

J.I.-  Está claro que estamos hablando de un frente que es plural, que es heterogéneo en su composición. Somos conscientes los socialistas de eso.  Desde el socialismo tenemos muy en concreto cual es nuestro aporte.  Nuestro aporte es un modelo de gestión pública desarrollado en Santa Fe, y que va por el tercer periodo consecutivo, que tiene un fuerte compromiso ético, porque este espacio que hay que generar tiene que tener un fuerte ético. La sociedad está viviendo permanentes decepciones por parte de la política. Quienes venían a innovar y a hacer un cambio, a fortalecer las instituciones, no han cumplido nada de eso; y quienes en nombre de la justicia social y de cierta equidad distributiva desarrollado en el Estado, generaron una matriz de corrupción que generó atraso y pobreza. Eso hay que superarlo. Tenemos que tener un fuerte compromiso ético, el socialismo tiene un modelo de gestión pública para aportar demostrado y comprobado principalmente en educación y en salud sin ninguna denuncia de corrupción, y tiene una serie de propuestas para darle a la economía y a la sociedad. Lo queremos hacer con quienes compartan esa visión. Queremos consensuar cuatro o cinco puntos, y sabiendo que  pueden haber otras diferencias y que venimos de distintos recorridos, entendemos que vamos a años muy duros para Argentina, que requieren que superemos esas diferenciasen función de que la situación que se va a vivir en los próximo años no la paguen quienes ya no aguantan más, en la sociedad que tiene uno de cada tres argentinos pobres.

J.R.- Cambiando de provincia, el socialismo gobierna en Santa Fe hace 11 años y ahora va a elecciones el próximo 28 de abril, hay un repunte en las encuestas. ¿Esto tiene relación directa con la caída de Cambiemos  a nivel nacional?

J.I.- Es difícil determinar ese tipo de relaciones, pero sin duda en el 2017 la sociedad  volvió a confiar en Cambiemos, – quiso darle a los largo y ancho del país un voto de confianza y hoy ve que el modelo económico y social que nos propone el gobierno nacional, genera desigualdad, pobreza, olvida a los productores y a los trabajadores; y busca alternativas, y en ellas un modelo de gestión que desarrolla Miguel Lifschitz, que desarrolló Antonio Bonfatti, que se propone para continuarlo. Que tiene un ejemplo de salud pública reconocido a nivel internacional, que está inaugurando hospitales públicos de alta complejidad, gratuitos y modelos en Argentina. Que tiene un ejemplo de educación con docentes que tienen formación y evaluación, pero que cobran sueldos que no pierden ante la inflación.

Entonces, ante la situación de decepción y un modelo que genera desigualdad y pobreza, hay una gestión que propone otra cosa y la cumple, y eso está haciendo que distintas santafecinas y santafecinos vuelvan a verlo como una opción a ratificar en las urnas. No obstante eso,  se hace con mucha humilad, conscientes que siempre hay cosas para mejorar, y conscientes también que la sociedad está en un momento de alejamiento de la política y de decepción.

Mucho se habla, sobre todo en Rosario, del enorme daño que causó la instalación de los grupos de narcos a la gestión del socialismo, y muchos opositores lo usan como caballito de batalla para decir que no se supo controlar.

J.I.- Desde el Kirchnerismo para acá, cuando un diputado  “alegremente” habló del “narco-socialismo”, se quiso instalar la relación entre el socialismo y el narcotráfico. No hay una sola causa judicial que demuestre eso, pero sí hay declaraciones ahora de servicios de inteligencia, que demuestran cómo, desde el gobierno nacional se quiso incentivar mediante beneficios a quienes fueron juzgados por la justicia de Santa Fe por narcotráfico, es decir por otro tipo de causas dado que no avanzaba la justicia federal como “La Banda de los Monos” con el socialismo. Es decir, hay una intención manifiesta del gobierno nacional de asociar, según las denuncias que están siendo estudiadas, al socialismo al narcotráfico. No hay una sola causa judicial que demuestre eso, sí podemos demostrar una policía que se reformó a sí misma y que está investigando, que puso presas a las principales bandas del narcotráfico, podemos demostrar una Ley de Decomiso de bienes del narcotráfico que lleva decomisados cientos de autos y bienes, y que esos fondos se están destinando a mejorar precisamente la situación social en Santa Fe, y podemos demostrar un gobierno que da una lucha cuerpo a cuerpo en cada barrio con la desigualdad social en a que se basa el narcotráfico. Porque este gobierno, que le gusta hacer declaraciones rimbombantes, como el anterior, omite la desigualdad social que genera las condiciones para que el narcotráfico prolifere. No obstante esta lucha  que damos nosotros asumimos que es un problema hoy en la Argentina, y que todas las fuerzas políticas tenemos que trabajar en conjunto para enfrentarlo, porque lo que discute el narcotráfico es la posibilidad de que convivamos en paz.

J.R.- La última pregunta. Una perspectiva de lo que puede llegar a pasar en estos meses con las candidaturas presidenciales. ¿Jugará Cristina? Ese es uno de los principales enigmas. No sé si estamos en condiciones de resolverlo, pero si jugara ó no, ¿sería un escenario totalmente distinto?

J.I.-  Eso lo decidirá Cristina y su armado político, nosotros creemos que Cristina Kirchner, que el Kirchnerismo, hoy a la Argentina no tiene nada para aportarle. Que es un proyecto político que gobierno durante doce años con mucho poder y muchos recursos, y dejó una Argentina profundamente desigual, desarrolló una matriz de corrupción- que tenemos que recordar,  cuestionar y juzgar-, y no solucionó los problemas fundamentales que teníamos como país. Tuvo medidas que consideramos valiosas  y apoyamos, pero no desarrolló un gobierno  que nos lleve a los argentinos a una mejor situación en salud, en educación y en la posibilidad de vivir; y hay un gobierno nacional que decididamente para nosotros fracasó, que no cumplió sus promesas, no estuvo a la altura de las expectativas que generó.  Ante eso, tenemos la responsabilidad, porque para eso estamos los partidos políticos, de generar una propuesta. Una propuesta que sea coherente, que comprenda la dificultad del país, que junte a las mejores personas del radicalismo,  que no comparten con Cambiemos y con quienes estamos dialogando, a las mejores personas del peronismo que no quieran volver al pasado, y a las mejores personas del progresismo, en eso está el socialismo, para hacer una propuesta que incluso que incluya a aquellas personas que hoy no están en ningún partido político, pero quieren comprometerse. Creemos que eso es posible y creemos en la figura de Roberto Lavagna para sintetizar, y humildemente vamos a recorrer cada lugar del país para darle forma a esta propuesta política, esperando ser gobierno en octubre.

 

Audio:

https://radiocut.fm/audiocut/jorge-ariel-illa-jai-illa-secretario-gral-adjunto-del-partido-socialista-argentina/