En Pilar, Escobar y Luján se sigue luchando contra la instalación de Centrales Térmicas, que funcionan a base de combustibles fósiles, debido a que son contaminantes y peligrosas.

El abogado ambientalista y referente del Partido Socialista de Pilar, Gustavo Madeira, informa sobre las clausuras de las termoeléctricas en el distrito.“Siempre dijimos que no pueden estar cerca de nuestros hogares. Se construyeron en forma ilegal, en zonas urbanas o club de campo que no eran aptas para este tipo de industrias de 3ra. Categoría altamente degradantes del ambiente, sin consulta ni participación ciudadana alguna que es obligatoria para este tipo de emprendimientos” explica Madeira.

En el caso de Luján,  no tienen habilitación ambiental de OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible), no obstante, se terminaron de construir y funcionan ante la pasividad de las autoridades. En Pilar/Escobar con varias irregularidades denunciadas, ni bien empezaron a funcionar la realidad nos fue dando la razón. Los primeros síntomas son los ruidos de las turbinas muy agudos, muy superior a los decibeles permitidos por ley, que hacen insoportable la vida de los vecinos cercanos. También se sufren temblores en el suelo de algunas casas, con el riesgo de rajaduras.

“Cuando los vecinos reclaman, denuncian, no cesan en pedir Justicia, las ONGs acompañan, apoyan, y los profesionales actúan, se van ganando estas ‘pequeñas grandes batallas’. Esto es lo que está ocurriendo hoy en Pilar. Clausuradas preventivamente por OPDS y el Municipio. Las clausuras no son definitivas: la lucha recién empieza. Que el negocio espurio no prime sobre nuestra calidad de vida”, agrega.

Para finalizar, aclara “Nuestro reclamo judicial de fondo pidiendo la relocalización de las industrias, o bien, la transformación en un sistema de generación de energía sustentable, sigue esperando la decisión de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.”