Por: Luis Contigiani

En los últimos días, de marzo, luego de la publicación por parte de la ONG Directorio Legislativo del monto que los diputados nacionales habían canjeado durante el último año por pasajes aéreos y terrestres no utilizados, se instaló en la opinión pública la discusión por este tema. Desde mi asunción como legislador, en diciembre de 2017, nunca utilicé el sistema de canje de pasajes por dinero, en tanto lo considero una práctica no ejemplar. Otros legisladores de mi bloque tuvieron la misma postura, como el caso del diputado nacional con mandato cumplido, Juan Carlos Zabalza.

En virtud de todo este debate y ante informaciones que aseguraban de que el canje de pasajes iba a empezar a ser transferido directamente a las cuentas sueldos de cada legislador, en el mes de marzo presenté una carta al presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzó, que dice lo siguiente:

Me es grato dirigirme a Usted a fin de informarle que no he canjeado ni voy a canjear tramos aéreos ni terrestres por dinero. Desde mi ingreso en el mes de diciembre de 2017 decidí no canjear pasajes por dinero, ni por ventanilla ni en cuenta sueldo.

Entiendo Sr. Presidente que no corresponde por ello es que insto a todo el cuerpo hacer los mismo. Estoy convencido que nosotros debemos dar el ejemplo a la sociedad y en este marco de transparencia no coincido que el monto de dicho canje vaya a la cuenta sueldo, terminantemente no corresponde, los pasajes son para ser utilizados.

Propongo que mediante la norma administrativa que corresponda se establezca la prohibición de canjes de pasajes por dinero.