La noche de ayer trajo como corolario dos polémicas novedades para los trabajadores y jubilados de nuestro país, que se traducen en la aprobación de la reforma de las ART y la modificación de la ley de movilidad jubilatoria.

En primera instancia, la aprobación de la reforma de la ley de Aseguradoras del trabajo (ART) significa más beneficios para los empresarios en detrimento de los trabajadores. El epicentro del debate se circunscribe en que no hay industria del juicio laboral sino industria de incumplimiento de la prevención. Gran parte de la judicialización tiene que ver con el no reconocimiento de todas las enfermedades laborales.  Un claro ejemplo de esto, se vislumbra en una de las consecuencias de la reforma, donde ahora  es obligatorio conformar comisiones médicas como resultante de un paso administrativo previo, que tiene como objetivo desalentar todo tipo de reclamo judicial frente a las condiciones de precarización laboral y malas condiciones de trabajo. A su vez, los empresarios cuentan con más de tres meses hasta que se expida la comisión médica. Si lo desean también tienen la posibilidad de estirar el proceso judicial, apelando cualquier resolución favorable para el trabajador.

Al respecto, el socialismo votó en contra de la reforma de la ley de las ART y una de las voces que brindó su punto de vista, fue la Diputada Nacional Gabriela Troiano que argumentó que ““Es un día tan lamentable como cuando se crearon las AFJP. Vemos con mucha preocupación esta modificación a las ART, lejos de beneficiar a los trabajadores va a quitarle el derecho de poder reclamar”.

 

Modificación de la ley de movilidad jubilatoria

No es menor la movida que hizo el Gobierno Nacional mientras se trataba la reforma de las ART. En ese momento, el Presidente de la Nación modificó la ley de movilidad jubilatoria. Eso implicó que el aumento para los jubilados sea más bajo del que hubiera surgido si se hubiera mantenido la fórmula sin cambios.

El Gobierno modificó la reglamentación de la ley de movilidad y eso determinó que el aumento fuera más bajo que el que hubiera surgido si se hubiera mantenido la fórmula sin cambios. En ANSeS reconocieron que en lugar del 12,65%, la movilidad hubiera arrojado el 12,96%. Este porcentaje, que en apariencia parece una reducción mínima y sin grandes alteraciones para los jubilados no es tan así. La diferencia de 0.31 puntos representan $2.550 millones anuales menos para las jubilaciones y $450 millones menos para Asignaciones familiares (AAFF). Está claro que Cambiemos tuvo una postura de ajuste contra el bolsillo de los jubilados y con el agregado de haber realizado una acción alejada del marco institucional.

Santa Fe, pionera del 82% móvil

En la provincia de Santa fe rige hace años el 82% móvil para los jubilados de la provincia. Esta política del estado provincial hace visible como se puede hacer posible en hechos y no en palabras, que nuestros jubilados puedan gozar de beneficios y de una seguridad establecida bajo parámetros de transparencia y de estabilidad económica. Frente al veto del kirchnerismo en 2010 y del ajuste de Cambiemos a los jubilados, el socialismo demuestra con ejemplos de concreción, los que otros le niegan a la ciudadanía.