Desde el Partido Socialista expresamos nuestra adhesión al abrazo simbólico en repudio a los despidos de los 350 trabajadoras y trabajadores de prensa de Télam, y rechazamos el ajuste de puestos laborales en los medios de comunicación desde la llegada de Mauricio Macri al Gobierno Nacional.
Una muestra evidente de lo que sucede en el sector de medios lo revela que más de 3000 personas hayan perdido su trabajo entre 2015 y 2017. Un hecho que se suma al desarme de la Ley de Medios, a la concentración y hegemonía en manos de unos pocos grupos empresarios de multimedios y a la configuración de actores que incrementaron su posición dominante.
La decisión de la catarata de despidos en Télam incurre en un peligro inminente para el futuro de la Agencia de Noticias más importante de América Latina, que no es ni más ni menos que su cierre y el vaciamiento de los medios públicos.
Apelamos a que el Gobierno Nacional reconsidere su accionar, reincorporando a los trabajadores y así evitar dejar en la calle a más de 350 familias. Salvemos a Télam.