Santa Fe potencia el desarrollo de energías renovables

La provincia de Santa Fe potencia la producción de energía limpia. A través del programa Generfe, un desarrollo conjunto del Gobierno de Santa Fe y de la Empresa Provincial de la Energía, busca mejorar el servicio eléctrico a partir de la incorporación de energías renovables, como la solar y la eólica.

Una iniciativa que posiciona a Santa Fe a la vanguardia en el rubro, ya que hasta el momento sólo el Gobierno Nacional avanzó en subastas de energías eólica y solar de tal magnitud de potencia.

Al respecto, el gobierno socialista de Miguel Lifschitz avanza con la licitación enenergías renovables más ambiciosos de toda su historia: licitará la compra de 50 megas (MW) de energía solar y eólica para reforzar la infraestructura actual, constituida por 55.000 kilómetros de líneas.

De este modo, se fomentará una inversión que superará los US$50 millones en la construcción de pequeñas plantas generadoras de energía en la provincia.

Así, el sistema se volverá más eficiente y evitará grandes inversiones futuras en nuevas líneas de energía, que deberían involucrar al gobierno nacional y pasarían a depender de sus tiempos y disponibilidad de fondos.

Dado que se detectó una buena irradiación solar, -tiene el doble que Alemania, por ejemplo, líder mundial en fotovoltaica- la gobernación llamó a licitación para la concreción de dos corredores, conformados por cinco parques de energía solar fotovoltaica que aportarán, entre todas, 40 megas.

Un corredor se localizará en el norte de la provincia, entre las localidades de Tostado y San Guillermo, y otro en el sur, entre Firmat y Rufino.

Asimismo, en el sur de la provincia también se identificaron condiciones óptimas de viento y está previsto el desarrollo de una planta de energía eólica que aportará otros 10 megas, emplazada en la zona de Venado Tuerto.

Además de crear empleo y abastecer a 320.000 habitantes, será a un precio competitivo respecto de las alternativas de combustibles fósiles existentes en la plaza.

En total, la EPE calcula que la nueva provisión de energía mejorará el servicio eléctrico de más de 320.000 habitantes.