Hoy 27 de septiembre se celebra en Argentina el Día de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes. Esto ocurre en conmemoración de la fecha en que se sancionó la Ley N° 23.849, que puso en vigencia la “Convención sobre los Derechos del Niño”.

Las políticas públicas en materia de garantía de derechos de la niñez se encuentran en la “grieta” irracional e irresponsable en la que parecen haber quedado las políticas destinadas a sectores vulnerables.

La Ley propone garantizar que la niñez sea considerada sujeta de derechos, y que el Estado es el garante de derechos a la salud, a la familia, a la educación, a la participación y a la identidad de niñas, niños y adolescentes.

Sin embargo son derechos que casi todos nuestros niños y niñas conocen en teoría, pero lamentan no vivenciarlos. Esa es nuestra gran deuda como adultos, la de poder brindarles una vida libre de violencias.

Buena parte de esos derechos están en manos de la educación. Es difícil pensar que la justicia social los alcance, si no acceden a la educación en igualdad de oportunidades.

Días atrás desde la Justicia se anunció que se desharía de más de 50.000 cunas del Plan “Qunitas”, tal como había ocurrido con parte del Programa Conectar Igualdad, y el Programa de Educación Sexual integral en las escuelas. La reflexión a que esto conlleva aunque se den pasos atrás con los anuncios, es que con esas marchas y contramarchas ya no se privilegia a la niñez.

Por todo ello podemos decir con certeza que no hay planificación nacional actual de gobierno, apreciándose una política errática y a la deriva para con la niñez y la adolescencia argentina.

Profesora Verónica Magni
Secretaria de Educación del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Socialista