Nuestro país hace semanas que está viviendo una nueva crisis económica y social: a la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, inflación en alza, aumento de los costos de todos los servicios se le sumó, en la última semana, una corrida del dólar que al momento le ha costado al país 9.000 millones de dólares de reservas y haber aumentado las tasas al 40%, sin resultados positivos. En el día de la fecha, el Presidente de la Nación, Mauricio Macri, nos ha propuesto, por toda solución, una vuelta a los vínculos con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Un regreso a las entidades financieras que reafirma el fracaso del rumbo económico del gobierno que preside, la ausencia de un programa efectivo y conducente no sólo para los “inversores extranjeros” sino fundamentalmente destinado a los pequeños y medianos productores y empresarios nacionales, a los trabajadores, a los empleados, jubilados y pensionados, en fin, a los argentinos y argentinas concretas, que todos los días aportan con su trabajo al crecimiento de nuestra nación.

 

En consecuencia, un préstamo con el FMI no va a solucionar el presente, tampoco es casual, que ni el Presidente de la Nación ni el Ministro Dujovne hayan aclarado el monto exigido a la entidad ni las condiciones del acuerdo. De solo hacer un repaso con otros encuentros cercanos entre el país y los organismos de crédito internacional hemos tenido una implosión de la deuda interna y externa, crecimiento récord de desempleados y una pobreza e indigencia insostenible.

 

Ante tal situación, desde el Partido Socialista solicitamos al  Gobierno nacional, que abandone la obstinación y soledad política con la que hasta ahora ha encarado estos problemas ya que por todo resultado, no ha logrado más que agravarlos. Los convocamos a encontrar una salida alternativa y en conjunto con todos los integrantes de la sociedad civil (partidos políticos, gobiernos subnacionales, organizaciones empresarias y de trabajadores) en un  Consejo Económico y Social.

 

Los y las socialistas somos concientes de las dificultades que presentan las cuentas nacionales y el enorme déficit con el que contamos, pero creemos que del mismo debemos salir hacia delante y apoyando a la clase media y trabajadora con una reforma fiscal progresista y medidas que dinamicen el mercado interno, el empleo y las inversiones genuinas.

 

En momentos de crisis como los que atravesamos, no debemos precipitarnos a buscar salvadores mágicos afuera, sino que debemos generar acuerdos políticos, económicos y sociales adentro, con los argentinos y argentinas.para poder salir adelante.