La precandidata a intendenta del Frente Progresista, Verónica Irizar, resaltó que su gestión “no será para administrar bien lo existente, sino para construir lo nuevo para la ciudad”. Remarcó la importancia de la tecnología en cada área de la administración pública y aseguró: “Voy a gobernar desde el día cero con la lógica de esta nueva Rosario, más dinámica y con un fuerte perfil productivo e innovador”.

De recorrida por la Feria Internacional de la Alimentación de Rosario (Fiar), Irizar manifestó que como intendenta gobernará “a través del diálogo y construyendo desde las coincidencias, sin negociar los valores”. Y agregó: “Desde el minuto cero voy a llevar adelante las políticas que se necesitan para esta nueva etapa de la ciudad. Conozco cada rincón, cada resorte de la administración pública, y es por eso que soy la más capacitada para llevar adelante los cambios que se necesitan, sosteniendo todo lo bueno que hoy tiene la ciudad”.

Asimismo, la actual concejala del Frente Progresista reforzó la idea de “un nuevo liderazgo”, que “permita que la ciudad se aggiorne y afronte los desafíos del futuro”. En igual sentido, ahondó: “Creo firmemente en el diálogo y en construir a través del consenso. En mí van a encontrar a una intendenta con fuertes convicciones y capacidad de llevar procesos transformadores adelantes, pero también abierta a las ideas del resto. Hay que construir equipos, liderarlos y escuchar a aquellos que forman parte de otros espacios”.

Por otra parte, Irizar remarcó: “En la calle siento que hay muchos rosarinos y rosarinas que me apoyan, que me piden que no afloje. Hay que cuidar lo que hemos construido, que la corrupción no entre a la ciudad, y con esa base social que hoy tenemos poder afrontar lo que hoy pide esta nueva Rosario, con un fuerte perfil productivo, pero también con mayor control”.

Por último, llamó a “construir lo mejor para la ciudad y defenderla de aquellos que miran más para el Obelisco que hacia el Monumento”. Y cerró: “No tenemos que dejar entrar la grieta a esa ciudad. Acá la política nunca se pensó como blanco o negro, con esa mirada dual que buscan imponer desde Buenos Aires”