Verónica Magni, precandidata por la Lista Nº 50 Encuentro Social, tiene a Santa Fe como un modelo de provincia. Propone para Entre Ríos “la boleta única” donde el ciudadano marca los candidatos por los que quiere optar.

-Propongo comenzar por presentar la lista y contar quiénes conforman este espacio.

-A esta lista la venimos consolidando con vocación frentista, porque estamos convencidos que en la pluralidad de las voces se obtiene la representación de todos los espacios, que es el modo de dialogar socialmente y por eso nos denominamos Encuentro. Encontramos que este es el modo en que la política debe llevar adelante su entendimiento entre distintos sectores, como el Partido Socialista y el Nuevo Espacio de Gualeguaychú con Garbino Martínez que encabeza la lista de los cinco precandidatos a diputados, lo mismo que el exconcejal paranaense Marcelo Haddad, en cuarto lugar sigue Daniela Vera proveniente del PTP y quinto Alberto Olivetti de la Confederación de Partidos Vecinalistas.

Somos la alternativa a dos extremos que se presentan como héroes y villanos mutuamente en una disparidad engañosa, la tercera alternativa a corruptos y ajustadores. Nuestra propuesta representa la honestidad de las causas que impulsamos en los lugares donde nos desenvolvimos, tanto en cargos públicos como en el acompañamiento en la lucha de los sectores más vulnerables: trabajadores, mujeres, jóvenes, personas con discapacidad, diversidad sexual y ambiente.

-¿De qué manera encuentra a Entre Ríos y cómo ve la gestión de Gustavo Bordet?

-La principal demanda que escuchamos de la gente, además de una alternativa diferente, es de otros modelos. Nosotros en Santa Fe participamos desde hace diez años en el gobierno provincial y eso representa un modelo diferente de llevar adelante una gestión, con la educación siendo premiada por organismos internacionales y un diálogo constante entre los sectores, pero lo más destacable es que quienes nos hacen saber de diferentes situaciones son los propios sectores. Nos reunimos con Agmer (Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos) y ponen como ejemplo el modelo de diálogo santafecino, en el que incluso se obtienen mejores resultados sindicales porque el salario docente es una vez y medio el de Entre Ríos, lo mismo en salud que es un modelo de nivel internacional.

-Sin embargo, ese modelo se contrapone con el gran crecimiento del narcotráfico y la inseguridad que se produjo durante los últimos años en Santa Fe.

-Actualmente Rosario es la única ciudad del país que disminuyó la cantidad de casos de delincuencia y esto ocurrió porque se implementaron políticas públicas a largo plazo para combatir el flagelo, a pesar de haber sido abandonada la ciudad con tantas entradas a través de los puertos y las rutas nacionales que la Gendarmería no cuidó. El combate al narcotráfico se hizo hacia las bandas desde la Policía provincial, atacando la criminalidad a través de investigaciones por robos o asesinatos. Fue una política pública que se estudió tras una capacitación de integrantes del gobierno en Colombia. Igualmente, quiero aclarar que el narcotráfico no es problema solo de Rosario, como a veces lo hacen ver a nivel nacional, sino que existe en todas las grandes ciudades.

-¿Cómo está la provincia a nivel medioambiental a su modo de ver?

-En el cuidado del ambiente vemos que es necesario que el rol del diputado nacional haga honor a las causas de Entre Ríos, generando políticas que cuiden y preserven a su población, sobre todo de la infantil en el caso de las escuelas. Hoy por hoy la zona de Urdinarrain tiene la mayor concentración de agrotóxicos en sus tierras y en San Salvador ha aumentado en una cantidad importantísima los casos de cáncer relacionados a los agrotóxicos. Sin embargo el gobierno nacional, en vez de hacer lugar a la prevención, está trabajando un decreto para achicar quince veces la distancia de fumigación. Además, nos hemos reunido con mujeres rurales y bomberos voluntarios que nos muestran el modelo santafecino como ejemplo de diálogo entre el Estado y las instituciones, al igual que en el Uruguay con muchas políticas participativas. Afortunadamente la sociedad de Entre Ríos crece y empieza a pedir legisladores a la altura de las circunstancias.

– ¿Elecciones primarias sí o no? Desde Cambiemos se está replanteando esta instancia por la erogación económica que significa.

-Eso sería en detrimento de los partidos minoritarios que deben solventar esa boleta, que en este caso es de un solo cuerpo, pero en las elecciones anteriores no había imprenta en la provincia que las haga. Nosotros propiciamos, como en Santa Fe, la boleta única que no es más que un papel en el que el ciudadano marca cuáles son los candidatos por los que quiere optar. Esto no solo significaría una evolución en el ejercicio ciudadano y democrático, sino que impediría este gasto extra de imprimir todas y cada una de las opciones en una distinta, además de la confusión que eso a veces genera. Por otro lado, la Ley Castrillón que obliga a los partidos políticos a atravesar con un piso, consideramos que es injusta para que estén expresadas todas las voces. Sobre la obligatoriedad, en el caso de las Paso es una instancia que debe ser debatida por la ciudadanía y hay que llamar a plebiscito como lo hace el Uruguay con todas las decisiones que involucran a las personas; personalmente creo que los Paso no necesitarían ser obligatorias.

Fuente: El Entre Ríos